Literatura, Cine, Historia, reflexiones varias y cosas gays

lunes, 29 de mayo de 2017

'Lights Out': Luces fuera, memeces dentro


Todo el mundo me hablaba muy bien de Lights Out. Que es muy buena, que da mucho mal rollito. Y yo pensé: bueno, vale, ya está, no insistáis más, voy a verla. Y cuál fue mi terrible sorpresa cuando me encontré con un truño moruño de película.

Ya sé que no todas las películas de terror pueden ser tan buenas como Babadook, SinisterDon't Breathe It Follows, por citar ejemplos recientes, pero qué menos que mantener ciertos estándares de dignidad y buen gusto. Personalmente diré que siempre prefiero el terror psicológico (Babadook en ese sentido es brillante), pero eso no excluye que también disfrute mucho que se recurra a lo sobrenatural para generar terror. It Follows parte de una premisa sobrenatural que aprovecha para crear un relato hipnótico con un trasfondo emocional muy inteligente. Pero, ¿qué hace, por otra parte, Lights Out con su premisa sobrenatural? El imbécil, eso es lo que hace.

"Ayudame conchuda"

"¿Qué querrá decir mi madre con este críptico mensaje? Bueno, vamos a dormir, seguro que la mugrosa muerta no nos molesta"

Diane es perturbadora, no digo que no. La estética está bien cuidada, y el comienzo, aunque bastante ordinario, resulta efectivo. Sabemos que hay una petarda que habita en la oscuridad, y sus bruscas apariciones serán acompañadas de una subida del sonido para generar más impacto. Lo dicho: muy visto, pero funciona. El problema es que todo el argumento de la película es insostenible y se acaba volviendo ridículo y desganado.

No puedes crear un ser sobrenatural sin respaldarlo con una buena historia detrás. La mitología de Lights Out es más simple que un botijo, no despierta interés, está construida de forma muy torpe. Si a ello sumamos las terribles decisiones y reacciones de los protagonistas durante todo el metraje, que en varias ocasiones rozan lo absurdo, nos encontramos con que Diane pierde todo el potencial inicial y queda convertida en una mera pesá que ya ni da remotamente miedo. Y con el final te quedas tipo, ¿y ya está? ¿Resuelven este conflicto emocional de forma tan previsible y poco estimulante? 

El éxito que cosechó Lights Out fue tan grande que habrá una secuela, pero ya os digo que yo me he quedado más frío que un frigopie. Y ojo: hay películas de terror sencillas pero con cierta dignidad, como The Boy con Lauren Cohan, pero Lights Out no es de esas. Es la típica película de terror superficial para ver con amigos y echarte unas risas mientras os lleváis un par de sustos aceptables, pero que tiene un argumento y unas personalidades tan absolutamente planos que se te olvidan a los dos minutos. No deja huella. Por ello: haber si te mueres, Lights Out, tú y tus críticos entusiastas que me han condenado con un hype que permanecerá frustrado e insatisfecho, languideciendo en mi alma como un frío y eterno lamento invernal.

Saluditos.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog. Muy interesante.
    No vi esta peli, pero si te gusta el terror, acabo de ver Get Out y La autopsia de Jane Doe. Me gustaron ambas, y de hecho con la última terminé mordiéndome las uñas.
    Mirálas, y contános cómo te fue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :)

      Get Out me muero por verla, pero aún no he tenido la ocasión. La autopsia de Jane Doe la vi y también me encantó, creo que estaba muy lograda la tensión del ambiente, y la chica lo hacía genial, estaba inerte pero su expresión era tan perturbadora... gran trabajo.

      Me gustó mucho, como te digo, la tensión de la primera mitad de la película, los misterios inexplicables que iba desvelando el cadáver y el mal rollo que eso generaba, aunque quizá la parte final no estuvo a la altura y perdió algo de ritmo, de interés... pero muy notable película en general

      Saludos!

      Eliminar