Literatura, Cine, Historia, reflexiones varias y cosas gays

martes, 11 de abril de 2017

'El Método 15/33', de Shannon Kirk: Una gran idea no tan bien desarrollada

Sinopsis oficial:

"Imaginad a una chica de dieciséis años, embarazada y vulnerable, a quien acaban de arrancar de la tranquilidad de su hogar para arrojarla dentro de una furgoneta destartalada. Raptada… Sola… Aterrorizada.

Ahora, olvidaos de ella.

Imaginad en cambio a una prodigiosa manipuladora de dieciséis años que, desde los primeros instantes de su secuestro, se centra, con tanta serenidad como determinación, en dos cosas: salvar al niño que lleva en su seno y vengarse.

Metódica y calculadora, pone a punto un plan organizado de manera casi científica en el que nada está librado al azar. Su férrea voluntad y su ingenio serán sus mejores armas contra la brutalidad de sus raptores, y lo único que le falta por hacer es esperar el momento ideal para lanzar su ataque."


Mi mierdi opinión:

Tenía muchas ganas de leer esta novela. Me fascinan las historias que ponen a los personajes en situaciones límite y les hacen llegar a extremos que nunca hubieran imaginado, sacando lo mejor y lo peor de sí mismos. Lo que más me interesaba de El Método 15/33 era no solo que prometiese ser una gran historia de supervivencia sino que, además, llegaba con la intención de dar la vuelta a todos los clichés: porque, en esta historia de secuestro, la chica... no es quien cabría esperar. 

La premisa es muy original. La chica secuestrada, en lugar de sucumbir al miedo y a las emociones, recurre a la cencia: resultaba sorprendente y estimulante leer la forma en que esta chica se sobreponía a la situación y contabilizaba los recursos a su alcance, las posibilidades, y se valía de hasta el más insignificante objeto para trazar un plan extremadamente bien calculado contra sus captores. Molaba un montón, de verdad que sí. Pero... hay un gran pero.


Creo que esta historia de Shannon Kirk habría funcionado mucho mejor como relato corto. Es una lectura ágil y rápida, no lo niego, pero incluso así siento que está algo estirada. La novela, narrada a dos voces, perdía interés y ritmo cuando pasaba a la perspectiva del agente del FBI encargado del caso -él, aunque caía "simpático", era mucho más típico y tópico que ella-. Al leer sentía que ciertos pasajes estaban metidos "con calzador", con la intención de estirar una historia que no daba para más. El salirnos de la perspectiva de ella me resultaba anticlimático, como si se rompiese la burbuja, la claustrofobia que se generaba con su relato. ¿Era necesaria la otra voz para dar una visión más amplia? Sí, en cierta parte, pero pienso que podría haberse prescindido del punto de vista de él muy fácilmente.

Es un libro interesante, que engancha, y que recomiendo leer por lo original del argumento y el carácter tan peculiar de la protagonista, pero que al final te deja pensando "quiero más", "esta idea podría haberse explotado mucho mejor". Yo, desde luego, no acabo de entender esas críticas tan increíblemente buenas que ha cosechado el libro. Porque no: no creo que sea la mejor novela de suspense del 2015. Es una buena novela con un personaje muy potente, con un trasfondo lleno de un sarcasmo y un humor negro que han sido geniales de leer, pero a la que le falta algo, le falta más, para dejar huella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario