Literatura, Cine, Historia, reflexiones varias y cosas gays

viernes, 9 de diciembre de 2016

'Deadpool', un superhéroe para partirte el ojete y reírse de los clichés


¡Acabo de ver Deadpool!

Llego muy tarde, lo sé. No pude verla en su momento por dramas de la bida, y me quedé con muchas ganas. En general suelo aborrecer a los superhéroes (la secuela de The Avengers me parece un truño moruño y los chistes pésimos, así os lo digo), pero de vez en cuando hay algunos que invierten los clichés, como Jessica Jones -diva sarcástica y borracha sin igual-, que me acaban encantando. Y Deadpool ha sido uno de esos casos.


Todo hay que decirlo: Deadpool no es una película cuyo visionado te cambie la vida. Profundidad, la justita. Pero sí es interesante por eso mismo que os decía antes. Es algo nuevo y diferente, tan original que resulta muy refrescante, y eso siempre es de agradecer. Ryan Reynolds ya prometía en su momento que "nos íbamos a partir el ojete con Deadpool", y no mentía. Y es que el protagonista de Deadpool es el perfecto anti-héroe: cabrón, haciendo chistes gays, de culos y de pelotas el 90% del tiempo y, lo mejor de todo... SIN PUTAS LECCIONES MORALISTAS. Deadpool no intenta vendernos lo que significa ser un "héroe": su ironía está por encima de esas lecciones tan banales.

En realidad Deadpool viene a reírse de clichés del género de superhéroes y a ser bestia, mamarracha y muy picante; pero todo ello de forma autoconsciente y muy inteligente. Entre tanto nos colarán alguna que otra reflexión de interés, como un amigo ¿auténtico?, que destaca por una sinceridad pocas veces vista en el cine en la figura de los amigos ("no te acompaño porque no quiero"), o incluso varios dilemas sobre el sexismo. Porque... ¿Es sexista pegar a una mujer en una batalla, o lo sexista es no hacerlo, precisamente por considerarla más débil e inferior?

Ya os digo que Deadpool no es mi estilo predilecto de película; no me fascina, no me da la vida. Pero sí que resulta enormemente agradable encontrarse de vez en cuando con Deadpools y con Jessicas Jones que vienen a reírse de todo y a revertir los esteriotipos del cine y de las series, jugando con eso a su favor y ofreciendo a cambio algo nuevo y excitante. Porque los superhéroes (o, más bien, anti-héroes) como Deadpool sí que son, para mí, un SÍ como una casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario